La poesía, a combate

¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul,
¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.”

Rima XXI – Poemas de Gustavo Adolfo Bécquer

 

De modo descarado, con este célebre poema, me dispongo a parlotear de un tema que quedó olvidado en aquellos libros llamados de texto con profesores entusiastas dejándose la piel para tratar de explicar a los neogranudos cada gota de sensibilidad  tras la tinta, confundiendo, irremediablemente algunos, la métrica poética con la del aula de tecnología.

Retrocedemos un poco más en los años y nos recordamos en primaria creando nuestros propios poemas como excusa de nuestros mayores para aproximarnos a la lectura, la escritura y a su mejor amiga: la rima.

Volvemos al 2013, que rima con la Rúa del Percebe, y el que más y el que menos se escucha algún tema de hip-hop y sabe que a Junior, aparte de por “Down”, también se le conoce por “toyaco”.

¿Y a dónde nos lleva todo esto? Ni más ni menos que al Poetry Slam Madrid celebrado el pasado 17 de abril en la sala Triángulo de Lavapiés, combate freaky donde los haya, en el que poetas y raperos se enfrentaron sacando a lucir los resultados de su cosecha ante un estricto jurado formado por miembros del público al azar y con un simpático Yanito para conducir los bueyes y repartir el trigo.

La palabra, borracha de ganas por envenenar de magia a los presentes, nos animó a asistir a cualquiera de los Poetry Slam que se celebran los primeros miércoles de cada mes en El Intruso. En este caso, los raperos se ponen el traje de poeta y la velada se torna, aún si cabe, más poética.

Iniciativas como esta son las que llevan un tiempo acercando la poesía a esos neogranudos convertidos a barbudos, de tal manera que los versos rompen la cuarta pared y envuelven a los asistentes.

Dan buena cuenta de ello también las veladas de teatro estrofado que vienen teniendo lugar los primeros jueves de cada mes a las 21h en el madrileño Bar La Fundamental (C/ Argumosa, 12). En ellas, los organizadores proponen en cada sesión una temática diferente, aderezada con una pequeña performance al comienzo, que funciona como hilo conductor de la narración con el objetivo de sacar de su cotidianidad a un público que debe ser imaginativo y estar dispuesto a desencasillar su propia mente con la ayuda de los poetas allí presentes.

Pero no solo de trovar viven hombres y mujeres ni la poesía va a conformarse con la palabra. Y no es porque poesía seas tú, querido lector, si no porque en ocasiones surgen maravillosas interpretaciones como esta pequeña joya en forma de stop-motion basada en “El pájaro yo”, del chileno Pablo Neruda y realizado por el estudio de animación gráfica 18bis.

No dejen de disfrutar con – (los) – sentido – s.

 

 

Anuncios
La poesía, a combate

Si quieres dejar tu comentario no te cortes, yo pongo los guantes...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s