SONORAMA 2013: La ciudad no es para mí

Agustín, harto del mundanal ruido, cogió su petate dispuesto a descubrir qué era lo que se cocía en la XVI edición del festival de música Sonorama, celebrado los días 15, 16 y 17 de agosto en la villa de Aranda de Duero, capital de la ribera.

Vino de día y vino de noche. Cordero para amenizar los mediodías y música que a veces despierta notas y otras las acuesta. Una particular cita que aviva la llama de los hornos arandinos, que pudieron disfrutar de conciertos por el pueblo durante el día y en el recinto ferial por la noche.

Un centenar de actuaciones con un público, según palabras del perspicaz Agustín, unido en la diferencia generacional pero dividido entre hombres de negro y muchachos de colores.

Así, en las soleadas mañanas los más madrugadores pudieron disfrutar de la música de, como se suele decir, jóvenes promesas del “pop-rock”, entre las que destacaron los pantalones de Jack Knife, las barbas del tuneante Ángel Stanich, con El Meister custodiándole, o la potencia sonora de Izal bajo un soplo de agua que se encargaba de refrescar a toda la muchachada.

Como toque mágico un concierto sorpresa de un viejo conocido del festival y cabeza de cartel, Supersubmarina, claro ejemplo de aglutinador generacional que hizo a Agustín preguntarse si los más jóvenes están muy avezados o al contrario, son los mayores los que no han crecido, obteniendo la respuesta unas cincuenta horas más tarde, llegando a la conclusión de que la banda es, sencillamente, un sintetizador de ondas poperas que pide a gritos el coche a Marti McFly y el fijador capilar a Justin Bieber.

El paisaje nocturno lo dibujaron los escenarios grandes, con artistas que en ocasiones se crecían y en otras se encogían a ellos mismos o a los allí presentes. Ejemplo de ello los silenciosos McEnroe, con un público muy entregado que sabía muy bien qué iba a ver, con invitación VIP para algún que otro despistado que encontró a un cantante muy especial (interprétese esto último con total libertad).

Otras estrellas invitadas al sarao fueron Belle & Sebastian, que cuentan que hicieron tan buenas migas con Loquillo al coincidir en el backstage que incluso van a grabar un tema para la próxima película del carismático director Juan Sin Miedo.

También estuvieron allí Travis, Lori Meyers, Xoel López, Standstill y cerrando el escenario principal los bailongos Mendetz, Dorian o Estereotypo.

Y así, tal y como se puede consultar en la web del Sonorama, variopintos grupos que suelen tener en común un órgano de color rojo, hecho que no pasó inadvertido para nadie ya que fue la comidilla del pueblo durante esos días. Algunas fuentes, que no revelaremos aquí, aluden a Crisis como culpable principal.

Para Agustín, habitual de las tabernas, y de paladar exquisito, lo mejor quedó enmarcado en la Plaza del Trigo, desde la cual, con copa de ribera en una mano y torta en la otra, pudo disfrutar del espacio musical más encantador y acogedor del festival.

Agustín escucha atento en la Plaza del Trigo

Anuncios
SONORAMA 2013: La ciudad no es para mí

Si quieres dejar tu comentario no te cortes, yo pongo los guantes...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s