¡En este país de pandereta no se vive de piruletas!

Vuelta al redil. Vuelta a la rutina. Vuelta a la búsqueda masiva de empleo.

Y digo vuelta a la rutina porque parece que en este país la obligación es estar desempleado y la devoción trabajando.

No voy a mencionar nada acerca de la crisis, de que las cifras de parados aumentan sin cesar, de la economía sumergida que impide que esta olla a presión estalle, de los ERE’s, los recortes  o de la panda de chorizos ibéricos que nos han traído hasta esta situación.

Tampoco me voy a acordar de los desahuciados, los suicidios o de la famosa hija de Rajoy.

Simplemente voy a dejar este mensaje a la mitad.

PD: prometo actualizar el blog más a menudo, darle una imagen renovada, con una mayor accesibilidad, y hablar de cosas que me gusten.

Anuncios
¡En este país de pandereta no se vive de piruletas!