Psicología palurdista (de palurdo) nº…1

Ayyy… suspiró el infante…

Los lunes al sol por la mañana así son. Sin zumo de naraja recién exprimido para ponerte en On ni nada que se le asemeje. Pero no pasa nada, hay que levantarse igualmente en busca y captura de algún pensamiento “palur” que de brillo a nuestras vidas.

Lina Morgan en “La tonta del bote”.

 

He ido a la ferretería con la idea de comprar dos objetos más o menos necesarios. Uno sí le, y otro no le. Pero nada de engorilarse. En la psicología palurdista esto no es el clásico “qué coñazo, ahora a buscar en otro lugar”. ¡Nada de eso! Prohibido. En la psicología palurdista tu sentir se pone contento y piensa: ¡Qué bien! ¡Así podré repartir gastos entre dos pequeños negocios!

Pero aún hay más. Un pequeño conflicto moral que se plantea entre medias: “¿Y si me paso por el bazar chino? Así fomentaré la integración cultural y económica… Aunque claro… ¿Quién está detrás de ellos?¿Harán la declaración de la renta?”. Finalmente, el gen egoísta es el que decide y vas al comercio que más te conviene.

Tras todas estas profundas y relevantes reflexiones no encuentras lo que buscas. ¡Qué buena excusa para frustrarte! Con psicología palurdista esto no ocurrirá. Pensarás en todos aquellos objetos mágicos que has descubierto en la ferretería (¡¡¡el perchero múltiple!!!, la polea – que te retrotrae a tiempos de la E.S.O.-, la maquinita para probar el alumbrado de las bombillas, guantes monísimos de jardinería con florecitas…) y en la sabiduría que el ferretero te ha traspasado, donde el sustantivo “cónico” cobra al fin sentido y entiendes que el acero inoxidable fue un gran invento.

Moral_oreja: que nadie prive tus instintos palurdistas y que no decaigan los ánimos!

Un poco de musiquita motivante de unos de mis grupos musicales favoritos: Super Skunk – Nadie como tú

 

Anuncios
Minientrada

EL RINOCERONTE QUE LLEVAMOS DENTRO

De dura piel, bien pringada en barro, camina por donde quiere y arrampla con lo que se le cruza en el camino haciendo tambalear la tierra, mientras su afilado cuerno amenaza el estado social actual.

Es un rinoceronte total, cuyo poder hipnotiza y atrae a los más bobos: o estás con él, o en su contra.

Y es muy fuerte. Tanto que si no le ves venir te puede aplastar. Por eso, una vez más, o estás con él, o en su contra. Pero, ¿y si le ignoras? Vivirás más feliz, pero… ¿es el remedio? ¿Y se puede curar una enfermedad antes de que aparezca? ¿O para curarla hay que hacer que aparezca?

Somos libres de pensamiento, y eso nos hace grandes, pero ten cuidado en no liberar estos por tu boca y que sean contrarios a los del resto de rinocerontes, que te la juegas. Al fin y al cabo, como se dice en un momento de la obra Rinoceronte de Eugène Ionesco, “es una heroicidad decir en voz alta una locura”.

Con la premisa del totalitarismo se presenta esta obra en el Teatro María Guerrero de Madrid.

Dirigida por Ernesto Caballero, nos sumergimos en un universo representado a pequeña escala en una acomodada y provinciana zona donde, de pronto un día, los vecinos son sorprendidos por una atractiva fuerza sobrenatural de la que serán presos. Ante esta, todavía queda algún que otro que, primero se hace el despistado y después se intentará proteger de la epidemia. Hablamos de Berenger, el protagonista de esta obra, interpretado por el magnífico Pepe Viyuela, y que representa la reflexión ante el advenimiento de los acontecimientos. En este caso, el dejarse llevar sin pararse a pensar ni oponer resistencia.

De otro lado está su mejor amigo, Juan, interpretado por Fernando Cayo (que dicho sea de paso, hace un papel “para quitarse el sombrero”), cuya transformación en rinoceronte nos hace testigos de una brutal metamorfosis que resulta agresiva y molesta, por lo que tratar de pararla mediante la razón no provoca más que impotencia.

Hay quien, en los tiempos que corren, comparan este Rinoceronte con el mediático partido político “Podemos”. Y es que el tema que se trata parece que nunca deja estar de actualidad. Parece que pararse a pensar y evaluar que propuestas nuevas se nos trae, a algunos les da miedo. A otros, sin embargo, les da más miedo seguir con las viejas ideas. Lo peligroso, en cualquier caso, es cerrar los ojos ante lo que sucede a nuestro alrededor y dejarse llevar.

Rinoceronte / CDN - María Guerrero
Rinoceronte / CDN – María Guerrero

Confieso que me da mucho miedo la figura del rinoceronte, o lo que vienen siendo los totalitarismos. En esta obra se hacen claras alusiones a los sistemas políticos y sociales, empleando la metáfora y el simbolismo como recursos más evidentes. Es en ellos donde uno puede perderse y dejarse llevar por donde a su imaginación más le interese.

En este caso, mi obsesión se acerca a una más cotidiana. A la del día a día. A la de las relaciones personales. Las conversaciones, las opiniones, los modus operandi, las ideas y la manera de imponer estas.

Acudo atónita últimamente a comportamientos radicales en los que demostrar tu propia voz a quien jamás ha consentido que se la levanten es sinónimo de castigo. En los que, caminar en contra de los patrones de comportamiento que dictan los creadores de tendencias, es sinónimo de ser visto como un bicho raro, pequeño y cerrado.

Es una antítesis en sí misma lo que está ocurriendo: se propaga a los cuatro vientos ser dueño de una identidad propia, mientras que se promociona que esta tenga lugar en los medios dispuestos para ello y que se sigan unas corrientes de comportamiento similares. Y si te sales de estas, empiezas a ser una amenaza para el rinoceronte y solo caben dos salidas: que te coma o que te lo comas tú.

Pero lo que más me asusta es ver estos comportamientos en gente cercana. Ver cómo el escepticismo es en ocasiones juzgado como algo peyorativo. Ese es el miedo, descubrir el rinoceronte que todos llevamos dentro.

PD: la puesta en escena y elementos técnicos son toda una obra de arquitectura que bien merece ser vista. ¡Enhorabuena a todo el equipo artístico!

Minientrada